lunes, 9 de junio de 2008

PILDORA ANTICONCEPTIVA

Píldora:
Es uno de los más eficientes métodos de planificación y su porcentaje de fallas es muy bajo (menos del 5%). Sin embargo debería siempre ser formulado por un médico y ser precedido de los siguientes exámenes muy bien practicados:

ecografía pélvica CAD, preferiblemente en color para descartar embarazos previos así como tumores, adenomiosis (sólo visible en color), tamaño uterino y que el CAD le diga si este es normal o no, y otras afecciones ginecológicas que contraindiquen su uso

ecografía mamaria pues muchas alteraciones mamarias contraindican su empleo

un buen examen general

un buen examen ginecológico

exámenes de laboratorio, especialmente la glicemia (la diabetes es contraindicación)

citología vaginal

No cualquier píldora sirve para cualquier mujer. Debe tomarse a diario y el olvidar hacerlo facilita su fallo. Origina cambios de peso, en la piel, en el ciclo y frecuentemente facilita la producción de várices y las enfermedades cardiovasculares. Eleva la coagulación y tiene muchas contraindicaciones.

La píldora es el método anticonceptivo más eficaz para prevenir el embarazo de entre los métodos reversibles. Un método anticonceptivo es reversible cuando se recupera la fertilidad al dejar de usarlo (p.e.: píldora, preservativo, DIU, etc.).

Al decir que es el más eficaz de entre estos métodos nos referimos a que la proporción de fallos es de menos de 0.5 embarazos por cada 100 mujeres que la emplean anualmente. La toma correcta de la píldora es la garantía de esta eficacia.

Desde que la píldora apareció en el mercado europeo, en 1961, se han producido muchos avances que hacen de la píldora moderna una de las alternativas más eficaces y seguras de entre los métodos anticonceptivos.


FUNCIONAMIENTO
En el ovario hay unas estructuras que se llaman folículos. Dentro de cada folículo hay un óvulo inmaduro. En cada ciclo menstrual varios folículos crecen, pero sólo uno se rompe y libera el óvulo ya maduro. Si este óvulo es fecundado por un espermatozoide y anida en el útero, se produce un embarazo. El resto del folículo que ha quedado en el ovario libera una hormona que se llama progesterona; uno de sus efectos es mantener el embarazo si éste ha ocurrido, y otro, impedir nuevas ovulaciones. Si no fuera así, aunque una mujer estuviera embarazada seguiría ovulando todos los meses y podría quedar embarazada de nuevo (imagínate un embarazo de 3 meses más uno de 5 más uno de 6...).

La píldora se aprovecha de esta función que tiene la progesterona natural de impedir nuevas ovulaciones. Para ello se utilizan los gestágenos, hormonas sintéticas de acción similar a la progesterona natural. Así, empleando gestágenos, se evita que un folículo que ha crecido se rompa liberando el óvulo. La píldora moderna se denomina píldora combinada porque une dos componentes en su composición. Uno es un estrógeno (tipo de hormona sexual femenina) y el otro el gestágeno. La función del estrógeno es ayudar al gestágeno, por un lado, y por otro, evitar que los folículos crezcan, aunque luego no se rompan. De esta forma se aumenta la eficacia anticonceptiva ya que no crecen los folículos y, aunque alguno creciera, no ovularía. Además la píldora produce un espesamiento del moco que hay en el orificio de entrada al útero y, por ello, dificulta la entrada de los espermatozoides. Estos son los principales mecanismos: anovulatorio y espesamiento del moco cervical. Además el endometrio (lámina que reviste el útero) cambia y hace menos probable que, tras el improbable fallo de todo lo anterior, el huevo anide.

La píldora combinada también puede ser monofásica -la misma cantidad de los componentes todos los días- o trifásica -varía la cantidad de los componentes a lo largo del ciclo. Esta última imita las variaciones de las hormonas que se producen de forma natural en la mujer y presenta un control del ciclo excelente.

Píldoras anticonceptivas.Los contraceptivos orales, más ampliamente conocidos como píldora anticonceptiva o, simplemente, la píldora, son hormonas suministradas por vía oral que persiguen alterar el ciclo menstrual para impedir la ovulación y por tanto la fecundación del óvulo. Los contraceptivos orales son compuestos químicos que inhiben la fertilidad y todos actúan sobre el sistema hormonal. Los contraceptivos orales han estado en el mercado desde 1960 y gozan de gran popularidad. Millones de mujeres los usan en todo el mundo, pero el predominio del uso varía: un cuarto de mujeres en edad fértil en el Reino Unido lo toman, pero sólo un 1% en Japón. Los contraceptivos orales masculinos siguen en materia de desarrollo en el 2080ktm